TU HERBOLARIO ON-LINE

DE CONFIANZA

¿ES TU PRIMERA COMPRA?

Pincha aquí para conseguir un 10% de descuento.

¡¡GANA REGALOS CON TUS PEDIDOS!!!

Estamos regalando 1 Mascarilla facial de la marca SYS en cada pedido a partir de 25€.

UNA PLANTA ”LEGENDARIA”, LA ROSA DE JERICÓ

La Rosa de  Jericó o Rosa de Ariha, a pesar de su nombre es una especie completamente diferente de las bellas flores conocidas por rosas, curiosamente tampoco crecen de forma natural en la ciudad de Jericó como nos hace intuir su nombre.

La ciudad de Jericó gozaba de un gran esplendor en el pasado, corriéndose el rumor de que tal bonanza era debido a la abundante presencia de la Rosa de Jericó que era adquirida en lejanos lugares por los comerciantes ricos, los cuales creía que esta rosa era un poderoso amuleto con el que bendecir sus hogares y hacer prosperar sus negocios, es por ello que esta planta adoptó el nombre de la ciudad por la que fue acogida.

Esta planta brota de una semilla durante los periodos de lluvia y tiene una gran capacidad a la desecación. Cuando el agua del suelo en el que esta planta vive ha sido evaporado o secado, la Rosa de Jericó se marchita y “muere”, al ocurrir esto sus tallos se enroscan sobre si mismos y hacia dentro formando una bola de madera apretada que mide de cuatro a diez cm de diámetro y en cuyo interior podemos encontrar los frutos. La planta permanece cerrada y seca hasta que vuelven los periodos de lluvia. Sus tejidos al ser extremadamente elásticos vuelven a su forma original con la hidratación, es por esta razón que también se la conoce como planta de la resurrección. Este proceso de secado y reverdimiento es reversible y puede repetirse muchísimas veces.

La Rosa de Jericó suele crecer en los desiertos de Arabia, en las inmediaciones del Mar Rojo en Egipto y en Palestina. Pertenece a la familia de las Brasicáceas o Crucíferas, y su nombre botánico, Anastatica Hierochuntica, proviene del Griego (Anastasis que significa resurrección y Hiero que significa sagrado).

Es una planta de reducido tamaño y que no suele superar los 15 centímetros de altura, tiene unas hojas simples y de color verde que pueden estar completas o presentar ”bocados” en los bordes. Sus flores son pequeñas y de color blanco, dispuestas en racimos terminales. Respecto a sus frutos son pequeños y con forma de cuchara, contienen de dos a cuatro semillas muy duras que pueden permanecer latentes durante años.

La Flor de Jericó al hidratarse despliega sus tallos de forma que sus frutos quedan expuestos. Cuando estos pequeños frutos quedan expuestos la lluvia puede golpearlos, cuando esto sucede las semillas son catapultadas por el golpe. 

Si las lluvias son ligeras las semillas se agrupan cerca de la planta madre, mientras en caso de darse lluvias de gran intensidad las semillas pueden viajar lejos de estas y así diseminarse fácilmente. En algunas ocasiones las marañas formadas por estas plantas cuando se encuentran secas se desprenden de la arena y son empujadas por el viento.

A esta maravillosa planta la rodea una leyenda relacionada con Jesucristo que dice: 

Mientras Jesús oraba por el desierto una Rosa de Jericó le seguía, empujada por el viento y parándose a sus pies. La humedad del amanecer se transformaba en gotas de rocío que se iban acumulando entre las ramas de la Rosa de Jericó las cuales fueron utilizadas por Jesús para calmar su sed.

La Rosa de Jericó ha sido utilizada desde la antigüedad como amuleto y se la considera una flor sagrada que, respaldada por la leyenda que la rodea, confiere suerte en los negocios, habilidad en el trabajo, ofrece salud, fuerza, felicidad y, sobre todo, tiene la propiedad de transformar las energías negativas en positivas en el lugar donde se encuentre. Si la utilizamos con el fin de eliminar las malas energías tendremos que colocarla en un recipiente lleno de agua los días martes o viernes y cambiar el agua cada día. El agua retirada la utilizaremos para dar “baños energéticos” a las zonas que queramos limpiar. También podemos utilizarla como un simple amuleto que nos proteja de la mala suerte y el infortunio dejándola seca en cualquier lugar de casa o llevándola siempre con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error:
Carrito
  • No products in the cart.
preloader