TU HERBOLARIO ON-LINE

DE CONFIANZA

No products in the cart.

¿ES TU PRIMERA COMPRA?

Inserta «PRIMERACOMPRA» en el espacio para cupones, antes de finalizar tu pedido, y obtén un 10% de descuento.

¡¡GANA REGALOS CON TUS PEDIDOS!!!

1 infusión BIO de la marca JOSENEA en tu pedido a partir de 27€

Limita la contaminacion electromagnetica con las orgonitas.

Las Orgonitas fueron creadas por el austriaco Hans Welz en el año 1990. Se trata de objetos que tienen una función sanadora y que se utilizan para limpiar el ambiente. Trabajan con la energía orgónica con el objetivo de limitar la contaminación electromagnética que debilita nuestro campo vital.

El primero en investigar la existencia y las propiedades de la energía orgónica fue el Dr. Wilhelm Reich, un psiquiatra de origen austriaco(S.XX).

Según este psiquiatra, orgón hace referencia a la energía vital que se encuentra en cada rincón de la naturaleza.

La composición básica que debe tener una orgonita es: resina, virutas de metal y un cristal de cuarzo, ya que tienen la capacidad de atraer, ordenar y acumular energía que se encuentre presente en el entorno. 

La energía en desequilibrio es absorbida en la orgonita por la mezcla de metal y resina, mientras el cuarzo la transmuta devolviéndola a un estado saludable y vibrante.

Es un elemento que puede adoptar multitud de formas y tamaños, aunque, por norma general tienen apariencia de pirámide, cono, disco, cilindro o colgante.

Las orgonitas transforman las energías negativas o caóticas en energía vital, armonizada y en perfecta sintonía total con la naturaleza. Además son capaces de generar orgón cuando son estimuladas con otro tipo de energía.

Su efecto es el de modular los campos electromagnéticos que nos rodean. Son elementos pasivos que no dependen de fuentes de energía, con una duración de por vida y un gran espectro, lo que les permite actuar sobre una gran cantidad de radiaciones.

Es una herramienta que se ha vuelto muy popular en los últimos años como instrumento de curación, aunque los efectos difieren entre las distintas personas.

La resina de la orgonita tiende a atraer el orgón. Esta propiedad de atracción se ve reforzada por las virutas de metal, que lo atraen y repelen creando un movimiento en forma de toroide.

Dependiendo de la zona donde se encuentre la orgonita, esta podrá acumular orgón positivo o negativo o incluso una mezcla de ambos.

El cuarzo en el interior de la orgonita es capaz de emitir pulsos piezoeléctricos y propagarlos a su entorno, cuando este se encuentra saturado. Y esto sucede a todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual.

Cuando la resina y las virutas de metal atraen el orgón y consiguen cargar el cuarzo, los pulsos que este emite ordenan al instante la energía caótica, convirtiéndola en energía ordenada. El flujo toroidal la expulsa hacia fuera para luego atraerla por el polo opuesto. La inercia toroidal es un movimiento perpetuo que renueva para siempre la energía que la rodea.

Según Reich la energía caótica es devastadora para los organismos vivos, nos enferma y es capaz de matarnos si no tenemos cuidado. Está presente en la naturaleza, pero también puede ser creada artificialmente por el ser humano. 

Esta clase de energía nociva la tenemos hoy en día por todas partes, por ello la orgonita es un buen complemento para contrarrestar los efectos negativos de tanta exposición a las radiaciones cotidianas.

Entre sus muchos beneficios nos encontramos:

  • Son capaces de neutralizar los excesos de radiación o geopatías.
  • Son un complemento muy positivo para cualquier tipo de terapia.
  • Se puede tratar agua para mejorar sus propiedades bio-energéticas.
  • Inspiran sensación de optimismo y de energía positiva.
  • Ayudan a calmar la mente y tener claras las prioridades.
  • Regulan la presión arterial y la frecuencia cardiaca.
  • Vitalizan los alimentos con pocos minutos de exposición.
  • Mejoran la germinación, desarrollo, florescencia y fructificación de las plantas.
  • Proporcionan un mayor nivel energético, incremento de la actividad y la vitalidad general.
  • Al interactuar sobre el aguan mejoran los procesos orgánicos en personas, animales y plantas.
  • Disminuyen la aparición de parásitos.
  • Equilibran los chakras.
  • Disminuyen notablemente los efectos nocivos, físico y no físicos, de las radiaciones.

Concluyendo: 

La orgonita es un elemento pasivo que mejora la calidad de la energía ambiental en la que se encuentra, por ello hay que entender que ella no te cura de forma directa. La orgonita ofrece una gran ayuda al generar un ambiente saludable para que tu organismo halle la forma y los medios para curar sus dolencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error:
preloader